Noticias

Lates Post

¿Cuántos huevos puede comer un niño a la semana?


El huevo es un alimento sano y saludable, sin embargo sobre él existen ciertos mitos muy arraigados en la cultura popular. Si nos centramos en los niños, el primero de ellos es acerca de cuándo pueden empezar a tomarlo y cómo es la forma más adecuada de hacerlo. Más adelante, cuando ya lo toman de manera habitual en su alimentación, muchos padres se preguntan cada cuánto pueden ofrecérselo a sus hijos.

Desde hace muchos años se sabe que el huevo es un alimento que contiene mucho colesterol, y por extensión se creía que un consumo frecuente del mismo podía elevar sus cifras en sangre con el consecuente aumento de riesgo cardiovascular para padecer enfermedades del corazón como los infartos de miocardio. Sin embargo, los datos más recientes apuntan a que el consumo frecuente de huevo no implica necesariamente una elevación en sangre de colesterol.

El huevo: un tesoro nutricional

En un afán por ofrecer a nuestros hijos una alimentación saludable, los que somos padres solemos buscar alimentos con un buen perfil nutricional que aporte a los más pequeños de la casa todo aquello que necesitan para su desarrollo. Y sin duda alguna el huevo es uno de estos alimentos.

Por un lado, el huevo es un alimento con proteínas de alto valor biológico. Esto quiere decir que por si mismo aporta todos los aminoácidos que nuestro cuerpo necesita para poder sintetizar proteínas, y las podemos encontrar sobre todo en la clara. Por otro lado, la yema del huevo está formada principalmente por grasas; a pesar de ello y de la mala prensa que tiene las mismas, la proporción de grasas que contiene el huevo es nutricionalmente recomendable ya que presenta un magnífico equilibrio entre ácidos grasos saturados y polinsaturados; de hecho, el perfil nutricional de grasas del huevo es de los más saludables dentro de los alimentos de origen animal que nos podemos llevar a la boca.

Mención a parte requiere el colesterol. Como ya hemos dicho, el huevo contiene una gran cantidad de este tipo de grasa. Sin embargo, la evidencia científica más reciente ha demostrado que en personas sanas la ingesta de huevo no eleva los niveles de colesterol en sangre debido a lo equilibrado de su composición, lo que hace que su consumo frecuente dentro de una alimentación variada no suponga un factor de riesgo para padecer en el futuro enfermedades cardiovasculares.

Además, si nos fijamos en los micronutrientes, el huevo es muy rico en muchos minerales y vitaminas, tales como hierro, fósforo, zinc, selenio, yodo, vitaminas del complejo B (sobre todo la B12) y otras vitaminas liposolubles (A, D, K y E), junto a un largo etcétera.

Por todo ello, el huevo es un tesoro nutricional, tanto para niños como para adultos

¿Cómo puedo introducir el huevo a mi hijo en su alimentación?

Tanto la Asociación Española de Pediatría como la Sociedad Europea de Digestivo y Nutrición Infantil señalan que el huevo se puede ofrecer a los niños desde los 6 meses de edad junto a la gran mayoría de alimentos con los que se suele iniciar la alimentación complementaria.

A pesar de que desde los 6 meses podemos ofrecer huevo a los niños, no parece muy sensato que sea precisamente por este alimento por el que empecemos la alimentación complementaria. En general, durante las primeras semanas de este periodo suelen ofrecerse las verduras y las frutas, para un poco más tarde dar paso a las proteínas (carne, pescado, legumbres…). Es ahí cuando en nuestra opinión se podría empezar con el primer contacto del niño con el huevo, que por tiempos será hacia los 7 u 8 meses, ya que como sabréis han de pasar 2 o 3 días entre alimentos nuevos para poder identificar bien si aparece una alergia. Si echáis la cuenta no va a dar tiempo a dar huevo al niño antes de esa edad si primero habéis introducido varios vegetales, los cereales u otro tipo de alimento como fuente proteica.

Y entonces, ¿cuántos huevos puedo ofrecer a mi hijo a la semana?

Espero que haya quedado claro que el huevo es un alimento con un alto valor nutricional y por tanto debería estar presente de forma habitual en la dieta de vuestros hijos. Es difícil dar un número exacto de cuantos huevos puede comer un niño a la semana, pero tampoco hace falta ponerse exquisito sobre si son 3 o 4 a la semana o incluso uno al día. Lo realmente importante en la alimentación es que de forma global esta sea saludable y al niño se le ofrezca una alimentación variada.

 

En este sentido, no pasa nada si un niño come huevo varios días a la semana, siempre y cuando esta no sea la única fuente de proteína. Así que más que preguntarnos si tomar dos días seguidos huevo es malo o preocuparnos por si le hemos dado muchos a nuestro hijo una semana concreta, lo adecuado es planificarse un poco para que de forma regular tomen alimentos ricos en proteínas diferentes como la carne, el pescado, las legumbres y el susodicho huevo. De esta forma os aseguraréis de que disfrutan de una alimentación variada en la que los diferentes alimentos aportan sus diferentes beneficios nutricionales.

 

En resumen, el huevo es un alimento con unas propiedades nutricionales muy saludables que todos deberíamos consumir de forma habitual. En cuanto a los niños no hay problema en que lo empiecen a tomar a partir de los 6 meses, incluso varias veces por semana dentro de una alimentación variada.

 

Fuente: Dos pediatras en casa